La selección Colombia: referente de un liderazgo moderno

¨El liderazgo es un arte, no un don¨
Robin S. Sharma

 
Tal vez en los últimos cincuenta años no se había producido un hecho que llenara de tanta esperanza a los colombianos como acaba de suceder con el excelente desempeño de nuestra selección en el mundial de Brasil.

Ningún hecho de la política, la economía, la religión, el arte, la guerra o la paz ha despertado tanto fervor y unidad entre los colombianos. El deporte y particularmente el futbol, en nuestro caso, está llamado a jugar un papel insospechado en nuestro futuro como sociedad.

Así ha sucedido en varias partes del mundo, basta con recordar solamente el caso de Sudáfrica. Un país dividido por la política del apartheid se hundió en los horrores de una guerra civil. Pero Nelson Mandela en su propósito de superar la confrontación entre negros y blancos y buscar la unión del país, comprendió que interpretando los sentimientos y emociones de su pueblo asociados al deporte se abría un camino estratégico para lograr la paz. Y así sucedió para fortuna del pueblo Sudafricano.

Desafortunadamente en nuestro medio la política y los políticos en general no comprenden el valor estratégico del deporte. A lo sumo, con un criterio oportunista como acaba de suceder con Juan Manuel Santos, viajan para tomarse la foto. Pero en el momento de tomar las decisiones para fortalecer financiera y técnicamente el deporte, se tapan los ojos. El único gobierno que en el presente siglo tomo una decisión de compromiso con el deporte fue el de Álvaro Uribe Vélez aprobando desde el año 2003 los cuatro puntos adicionales al IVA de la telefonía celular con el cual se le dio un salto de calidad al deporte en nuestro país.

Pero cual es la novedad del papel cumplido por la selección en el mundial de Brasil? Ni más ni menos que se convierte en el mejor ejemplo de algo que le ha faltado a Colombia, con contadas excepciones, en el último medio siglo: LIDERAZGO.

Colombia es un país que se debate permanentemente entre la crisis y la esperanza en todos los campos de la actividad social, por no decir que lo que prevalece es el caos y el azar. El liderazgo en la política lo confunde el gobierno con la mermelada, la corrupción, el fraude, la ineficiencia y el abuso de poder. Liderazgos novedosos por su compromiso fuerte, su solidez y coherencia como el de Uribe son perseguidos y judicializados. Alguien sostenía que en Colombia su clase dirigente no tolera los lideres auténticos y de compromiso con su pueblo y los mata o los persigue.

Pero los muchachos de la selección nos están dando una lección sobre lo que es un nuevo tipo de liderazgo adecuado a la realidad de estos tiempos modernos. Son muchachos humildes y sencillos, están vacunados contra la prepotencia, tienen un compromiso total con su deporte, son fuertes emocionalmente (los invaden las lagrimas, solo, cuando son víctimas de un mal arbitraje), trabajan en equipo y procesan la información de sus contendores conjuntamente con su director técnico, y lo que es más importante, ante la crisis de liderazgo del actual gobierno se hicieron cargo del estado de animo de los 47 millones de colombianos y nos devolvieron la esperanza.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s